Saltear al contenido principal

Sala Helène, el nuevo espacio de encuentro y colaboración del Centro Henri Lenaerts

Obras de construcción de la Sala Helène

Desde finales de 2020, el Centro Henri Lenaerts viene gestando un ilusionante proyecto que muy pronto verá la luz.

El proyecto que nos traemos entre manos y sobre el que queremos hablarte es la Sala Helène, el nuevo espacio polivalente con el que contaremos en Irurre (Guesálaz).

La finalidad fundamental que nos ha motivado a desarrollar este ambicioso proyecto es la de contar con un espacio de recepción, previo a la visita guiada a la casa museo, y un complemento a nuestra oferta de servicios culturales con atención a grupos diversos con actividades vinculadas al Centro Henri Lenaerts, y a la oferta de actividades culturales del Valle de Guesálaz. Queremos que la Sala Helène sea un espacio para crear lazos, cooperaciones y sinergias que enriquezcan el territorio y contribuyan a la sostenibilidad y el bienestar de sus habitantes.

Actualidad de la Sala Helène

La Sala Helène se planteó como una infraestructura de una sola planta, ubicada justo frente a la casa museo, en Irurre. Además del uso principal de la sala, se espera que el resultado final genere un espacio – mirador que pueda destinarse también a espacio de contemplación del pantano de Alloz y del valle de Guesálaz, así como a realizar actividades vinculadas al aire libre.

La construcción de esta sala se ha estado ejecutando a través de tres fases. A día de hoy, el proyecto está finalizando la tercera fase en la que ultiman labores de acondicionamiento interior y cierre con carpintería, con el objetivo de que este nuevo espacio pueda estar operativo este año.

Una vez concluyan las obras de construcción de la Sala Helène, este espacio albergará actividades diversas, las cuales hemos dividido según sus características:

  • Actividades artísticas y culturales – colaboraciones y aprendizajes en el territorio: Involucran la participación de la ciudadanía con profesionales y/o aficionados a las ciencias y las artes: astronomía, sostenibilidad, artesanía, música, danza, literatura, teatro, fotografía, escultura, video, pintura, etc.
  • Actividades formativas – enseñando lo que queremos aprender: Generan procesos de sensibilización y formación en áreas diversas, a cargo de personal experto y/o facilitadores en las materias propuestas.
  • Actividades para la promoción del bienestar mediante la espiritualidad laica – indagando en la percepción, el silencio y la compasión: Promueven la espiritualidad laica como herramienta para el bienestar físico, emocional y mental, a partir de la indagación en prácticas meditativas.
  • Actividades para grupos específicos de edad – trabajando por la igualdad y las relaciones intergeneracionales: Vinculan el trabajo con jóvenes y mayores en temáticas transversales.

A día de hoy, contamos con un amplio programa de actividades previstas, aunque seguimos estando abiertos a recibir nuevas propuestas de colaboración por parte de organizaciones y actores culturales artísticos del territorio interesadas en llevarlas a cabo en la Sala Helène.

¿Por qué Helène?

Este espacio a punto de estrenar fue denominado Sala Helène como homenaje a Helène Derre, amiga de Henri Lenaerts y cuya temprana muerte marcó la vida del artista. Se elige ese nombre como una forma de crear un marco de consciencia y presencia que represente los vínculos, la amistad y la muerte dentro del legado de Henri.

Además del significado que en vida Henri Lenaerts le otorgó a Helène, hay que recordar que este nombre ha tenido una carga significativa importante a lo largo del tiempo. Por ejemplo, el nombre Helène tiene muchas variantes, dentro de las que destaca que deriva de la palabra griega Selene, que significa “luna”, aunque se le atribuyen otros significados como “brillante”, “deslumbrante” o “resplandeciente”. También se le asocia con el fuego y las estrellas, y con los conceptos de “mujer amada” o “tan brillante como la luz del sol”. Además, con el nombre Helena también fue identificada la llamada “mujer más bella del mundo” en la mitología griega, y vinculada a Saraniú, la diosa hindú de la aurora.

Volver arriba